Recetas Arepas Colombianas

Las arepas en Colombia no sólo son un alimento cotidiano e imprescindible en el hogar familiar, sino que se han convertido en uno de los platos principales de la comida callejera e incluso en un alimento alternativo a los restaurantes de cadena de comida rápida. Para los colombianos, la arepa es sinónimo de nutrición y es un símbolo de pertenencia a una región y a una cultura que tiene sus raíces más profundas en las costumbres de nuestros ancestros nativos.

Las arepas colombianas son el pan de cada día, y suelen comerse con queso o mantequilla, con un sabor más dulce. Cada región de Colombia tiene su propia versión de la arepa. En el altiplano cundiboyacense, las arepas se preparan principalmente con maíz, de color amarillo y textura suave y seca, que se rellena con queso y, con frecuencia, se le añade azúcar moreno o azúcar.

En Antioquia y el Eje Cafetero, es típico hacer arepas muy finas con maíz molido, cocido y molido, sin edulcorantes ni sal. En la región de la Guajira, por su parte, se utiliza mucho el maíz cariaco por su grano más grande que es blanco o morado.

Tipos de Arepas Colombianas

Video Cortesía de Colombia.com sobre los tipos de arepas colombianas

Origen de la Arepa Colombiana

Las arepas colombianas tienen su origen en la región montañosa de Antioquia. A principios de este siglo la masa para las arepas se preparaba con un «pilón». «El pilón» era una actividad ardua, que consistía en golpear el maíz dentro de un tronco de árbol sagrado o «pilón» para quitarle el corazón y la piel.

Luego se hervía hasta que se ablandaba y se molía en una gran piedra cóncava. Una vez preparada la masa blanda, se añadían los condimentos. La masa se moldeaba a mano formando arepas que parecían pasteles redondos y luego se horneaban sobre carbones calientes. La llegada del trillador liberó a nuestras abuelas del uso del pilón. Sin embargo, la laboriosa rutina diaria de cocinar y moler el maíz, formar y hornear las arepas continuó.